Página Arriba
Página Abajo
Hospital Dr. José Eleuterio González (Universidad Autónoma de Nuevo León)

En 1860 la naturaleza humanitaria inspiró el corazón altruista del Doctor José Eleuterio González -Gonzalitos-, quien asumió la tarea de ofrecer asistencia médica a los habitantes más desprotegidos de Monterrey y de las ciudades vecinas.
Así nació el hospital Doctor José Eleuterio González, pionero y ejemplo nacional de atención a los más necesitados. Centro de enseñanza, cuna de médicos destacados, promotor de la educación e impulsor de la investigación. En 1952, la beneficencia pública del estado cedió obligaciones y derechos de la institución a la Universidad Autónoma de Nuevo León. Así, desde hace casi un siglo y medio, la institución, que conserva respetuosamente el nombre de su fundador, refleja, con acciones, la firmeza en los ideales sociales que le dieron origen y renueva la fidelidad al juramento de su profesión.
Diariamente llegan al hospital universitario en busca de asistencia médica, pacientes de diversas entidades de la República Mexicana como Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Zacatecas y San Luis Potosí, entre otros. Al año el hospital atiende a más de medio millón de pacientes por lo que las demandas de espacio, personal especializado, equipo, instrumental e insumos repuntan aceleradamente y los esfuerzos de la institución y sus benefactores son insuficientes.
La unidad de shocktrauma, recientemente inaugurada, atiende más de 300 urgencias diarias, 60 de ellas de gravedad, con equipo de vanguardia y personal altamente calificado. El trabajo intenso exige también la inclusión de equipo e instrumentos para mantener y mejorar la calidad de la prevención, diagnóstico y tratamiento de los padecimientos. El Hospital Universitario se destaca también por sus áreas de oftalmología, hematología, oncología y particularmente por los transplantes que realiza de diversos órganos.
El Hospital Universitario, Doctor José Eleuterio González, otorga servicios que pueden compararse con los mejores del mundo, pero se enfrenta a un rezago económico en el que recuperan solamente 26 centavos de cada peso que debe ingresar. Sin embargo, por su objetivo social, el hospital continúa atendiendo a quien más lo necesita.